Empleos Cuautla: Muere acostada en el piso de un hospital, nunca le dieron atención médica.

Muere acostada en el piso de un hospital, nunca le dieron atención médica.


Muere acostada en el piso, joven con COVID-19 que buscaba atención médica.


La estudiante de veterinaria había esperado durante horas por una cama de hospital en la ciudad de Santa Fe, muriendo acostada en el suelo al no recibir atención médica

Una joven estudiante de veterinaria, Lara Arreguiz, murió acostada en el piso de un hospital de Santa Fe, Argentina, mientras esperaba atención médica debido a que padecía COVID-19.

Arreguiz, de 22 años de edad, padecía diabetes, comorbilidad para quienes padecen el coronavirus SARS-CoV-2, murió debido al colapso hospitalario que se presenta en Argentina ante una nueva ola de la pandemia.

Claudia Sánchez, madre de la estudiante, publicó una foto de Lara acostada en el suelo del hospital, mientras esperaba por una cama hospitalaria.

La foto y el texto con el que la madre de la víctima del colapso en hospitales denunció la situación se hicieron virales durante la mañana de este martes.


“Sé que nadie me va a devolver a mi hija, pero no quiero que vuelva a pasar nadie más por esta situación. Así esperaba ella ser atendida en el nuevo hospital Iturraspe. Se sentía muy mal y necesitaba acostarse. Solicite permiso para que suba a una camilla que estaba ahí y no me autorizaron. Entonces se acostó en el piso a esperar su turno”, relató Sánchez.

En el relato, la progenitora de Lara indicó que la chamarra con la que se le ve taparse fue ofrecida por otra mujer que esperaba también en la sala.

“Ella era paciente de riesgo, insulino dependiente desde los 10 años Veníamos del protomedico con un positivo de COVID y neumonía bilateral. Lo anuncié desde un principio y ni siquiera así tuvieron un poco de sentido común y empatía. Los medicos la vieron ahí tirada y la miraron como bicho raro y no la hicieron pasar hasta que tocó su turno”, continuó el testimonio.

Hacia el final del post, Sánchez indica que su hija pasó 9 horas esperando por atención, antes de morir acostada en el piso por COVID, además de acusar injusticia, falta de solidaridad, profesionalismo y empatía por parte de médicos.