Madre ebria encierra a sus hijas de 3 y 6 años y mueren quemadas.

La brava colonia Colosio se nubla de tristeza, Playa del Carmen está de luto. 


Murieron abrazadas en un rincón mientras se quemaba su casa, juntas hasta el último suspiro, la mayor abrazó a la más pequeña mientras las llamas consumían su casa, así las encontraron.
loading...

Tenían hambre; la mayor de seis años intentó cocinar algo para ella y su hermanita de tres, cuando el fuego se salió de control en la palapa y consumió sus vidas, en medio de la desesperación por no poder salir del lugar.


Vecinos relatan que las niñas estaban encerradas bajo llave cuando el fuego comenzó, pero en vez de llamar al 911, se paralizaron y lo primero que hicieron fue localizar a los familiares.



Intentaron rescatarlas al ver que el incendio crecía pero las menores se negaban a salir ya que no tenían permiso de los padres de abandonar el lugar si no estaban presentes. La vivienda se incendió en cuestión de minutos.


El director del Cuerpo de Bomberos, Yivi Méndez Jiménez, informó que los cuerpos de rescate llegaron al lugar de los hechos en menos de 10 minutos después de recibir la llamada de auxilio.

En el lugar de la tragedia, el comandante Jorge Robles Aguilar, a cargo de la Policía Municipal de Solidaridad, instruyó la detención de Angélica, la madre de las niñas fallecidas, quien se encontraba a tan sólo unas cuadras del lugar, ingiriendo bebidas alcohólicas.

El comandante Robles refiere que la mujer fue asegurada por el delito de abandono de niños, niñas y adolescentes y/o lo que resulte.

El motivo de la detención de Angélica “N”, de 36 años de edad, originaria de Campeche, fue a consecuencia de dejar en el interior de la casa habitación a sus hijas de 3 y 6 años de edad sin la supervisión de un adulto, siendo que ella estaba al cuidado de las mismas.
loading...

En el lugar de los hechos, a la mujer se le hizo de su conocimiento el motivo de su detención y la lectura de sus derechos que le asisten, posteriormente fue trasladada a las instalaciones de Seguridad Pública, donde fue certificada por el médico en turno y posteriormente trasladada a la Fiscalía General del Estado para los fines legales correspondientes y que determinen lo que a derecho corresponde.


El padre de las pequeñas estaba trabajando cuando sucedió la tragedia, llegó con las llaves en la mano pero ya era demasiado tarde. 

Cabe destacar que nadie llamó al 911.